martes

Quebrantahuesos 2014. Modo Gacela OFF, Modo Ñu ON

Bueno, se acabó la temporada de marchas por el momento, apago el modo Gacela y activo el modo Ñu. Modo en el que me voy a dedicar a pastar, a engordar, a salir menos días en bici y cuando lo haga, será para hacer rutas que más bien podrían llamarse migraciones. Este cambio de modo se hace necesario para lo que se viene encima, y es que para mí, la parte interesante de la temporada empieza ahora.

Hablando de la Quebrantahuesos, venia con la idea de que mejorar lo del año pasado iba a ser complicado, por no decir imposible, aparte de por que no terminaba de apetecerme, porque este año he entrenado de forma muy diferente a otras temporadas, pensando más en las largas distancias y en todas las macarradas que aún están por venir.


También tengo que sumarle el hecho de que creo que me estoy volviendo más pellejo y más raruno y esto hace que cada vez lleve peor la tensión y los nervios de los grupos cabeceros de esto de las marchas cicloturistas, me mata últimamente.


Por todo ello lo tenía claro, no venía aquí a pasarlo mal. Así que sin pensármelo mucho, de salida, como el año pasado, corriendo hasta la cabeza para pasar por las calles de Sabiñánigo abriendo marcha junto a Milton y a Sergio... Allí estábamos, como críos… eso ya no nos lo quitaba nadie.


Del resto de la ruta me quedo con todos los buenos ratos pasados con un montón de gente que hacía mucho tiempo que no veía, con las buenas conversaciones, (al menos en los ratos que podía hablar), con los ánimos de un montón de amigos a lo largo de todo el recorrido, por las nuevas amistades hechas, y sobre todo con la emoción por poner un granito de arena para que un compañero de batallas al que tengo mucho cariño consiguiera su mejor tiempo en un montón de ediciones. Sólo su agradecimiento y su abrazo al bajarnos de la bici, ya me hizo sentir que todo el invierno pasando frío mereció la pena. Esas sensaciones son las que hacen grande a este deporte y no todos los condenados titulares que parecen empeñarse en convencernos de lo contrario. No lo conseguirán.


Y lo mejor del fin de semana estaba aun por llegar. Que digo del fin de semana... del año!!! Los que me vieran el domingo lo comprobarían. Para mi esos huevos fritos con chorizo, rodeado de buena gente, risas, y a mitad de un pasein tranquilo en bici me supieron como un trocito de cielo.


La duda que me queda es: ¿era realmente necesario tener que hacer la QH para disfrutar de unos momentos así?

Gracias por las fotos a Ane y Sportograf.com

1 comentario:

  1. una de las crónicas clásicas de la temporada!

    suerte en tus retos veraniegos XD

    ResponderEliminar